domingo, 1 de noviembre de 2015

Premios: "Soy el mejor del mundo mundial y que lo sepa todo el mundo"

¿Se hace "De guionista a cuentista" un harakiri?

Siempre he sido uno de esos que no sabe tener los pies en la tierra. No debería tener más de diez años y ya me estaba preparando el discurso para cuando recogiese el Óscar. Con el tiempo, lo he ido repasado muchas veces y le he ido añadiendo matices. Porque tenía clarísimo que ese día llegaría más tarde o más temprano. Vamos que de ego no andaba corto.
 

“And the winner is…” Todos rompiendo a aplaudir, conmovidos ante tal acto de justicia. Frente a la entregada audiencia cito a Kubrick, a Takeshi Kitano, y hasta me pego una marcada con Kurosawa. Y para rematar suelto algo así como "A todos los niños que creen que los sueños son imposibles, desde aquí os digo que sí, que se puede". ¡Toma discurso, Trueba!

Como veis, no tenía problema en dejarme crecer las alas. Pero tanto volar, el tiempo no hace prisioneros y te llena de piedras los bolsillos. Quizá por el peso, quizá por cinismo, me he ido dando cuenta de que no me viene mal bajar al suelo de vez en cuando, y aceptar que no soy Hitchcock reencarnado,  que no voy a tener a Spielberg pidiéndome autógrafos ni a la Scarlett Johansson persiguiéndome cual groupie rockera. Con esto no quiero decir que haya vencido mi egocentrismo. Ni mucho menos. De hecho, mi buen amigo AZG me ayuda de vez en cuando a centrarme, recordándome que no debo estar pendiente de si un relato se lee más o se lee menos. Una difícil lucha la de este hombre ante un caprichoso como yo. Bendito.

A lo que viene este rollo , es que, desde que cree el blog hace un año, esto ha resultado especialmente abrumador, y a veces he perdido un poco el norte (por no decir que me faltaba la guitarra y ya me creía Jagger). Especialmente desde que mi amigo, Ricardo Zamorano, me introdujo en el mundo de las comunidades de blogs a través de Google+. Debido a ello, los relatos  han ido teniendo más visitas, y eso es algo genial, por lo que no puedo más que agradecer al amigo toledano por esto (y también a Edgar K.Yera, que me ayudó en los primeros pasos). Pero no es menos cierto que me encontré también con un ambiente que me resultaba algo incómodo. Y es que, al final, siempre estaba la sensación de quedar mal con la gente que te leía y te comentaba. No es que fueran muchos, pero sí los suficientes para que me fuese imposible ir al día con todas sus publicaciones. Bien por tiempo, bien por estar enfrascado en otras cosas, te venía a la cabeza la culpabilidad de ser leído y no poder corresponder igual. Son obsesiones de uno, pero estar estaban ahí. 

Y dentro de esto (y aquí viene el por qué de esta reflexión, que me enrollo cual persiana), el máximo exponente de estar involucrado en la comunidad, eran los premios. Los preciados, envidiados y queridos premios. Los malditos premios.

Soy consciente de que esta entrada puede causar malos entendidos y me apenaría mucho que fuera así. Lo primero de todo es que agradezco de corazón (y de hecho me pone muy feliz) a los que me han nominado/premiado, que esta semana han sido mi querida Ana Madrigal y el fantástico Isidoro A. Valcárcel. Anteriormente, que recuerde, también lo habían hecho Ricardo y José Carlos García. A ellos, de verdad, mil gracias. Vuestro apoyo y comentarios son un acicate para mi y nada tienen que ver con esta necesidad que me ha entrado, como posesión infernal, de poner en relieve este tema que me molesta tal que mosca cojonera.

El caso, y a pesar de que realmente me encantaría, no sólo ser premiado cuatro veces, sino cien, tengo que tratar de ser sincero y dar mi opinión al respecto. Porque cuando descubrí los "Blogger Wolf awards", los "Versatile", los “Liebster” y varias decenas más con nombre de boutique francesa, me prometí no dejarme arrastrar por el lustre de tan magnánimos trofeos. Y fue precisamente porque no entendí que tuvieran que ver del todo con la literatura. Evidentemente, estos premios se los otorgaban unos blogueros a otros, y en la mayoría de los casos me atrevería a decir que todos y cada uno eran seguidores de los blogs a los que nominaban. El problema venía cuando veías crecer estos premios como setas en huerto radiactivo, y aquello se convertía en un desfile de "ahora me premias tú y luego te premio yo", en una suerte de casi ‘onanismo asistido’. El resultado era comprobar como buenos blogs de gente muy interesante, se convertían en una exhibición a ver quién la tenía más grande. Estoy hablando de tener hasta cuatro o cinco posts en un mes con los premios que te han ido dando los colegas/aficionados.

Y, perdonad que sea tan asquerosamente sincero, eso era ya un cachondeo padre. Que no es que haya un premio anual con un verdadero valor, es que los blogs populares en las comunidades literarias tienen ya docenas. Y alguna vez, dentro de este berenjenal, ni siquiera son justos del todo. Creo que hay gente muy buena, y luego hay gente mucho mejor. Y estos últimos, si no da la casualidad de que leen veinte blogs de compañeros a la vez, nunca van a ser los más premiados (nótese aquí mi envidia). Precisamente los que me han nominado esta vez, Ana e Isidoro (de verdad, gracias), son de lo mejor que he encontrado en la red. Saben contar y tienen cosas que contar, que no es tan habitual en este mar de www. Pues bien, creo que es la primera vez (o la segunda) que veo que les dan uno de estos trofeos "mejor escritor del mundo mundial". ¿Cómo es que estos dos monstruos no tienen ya doscientos premios? A eso es a lo que me vengo a referir con que esto es más un ejercicio de ego compartido, un favor entre colegas, que un verdadero homenaje a los relatos que escribimos.  
La 'india' de Marlon Brando leyendo este artículo mientras rechaza el Óscar.




Es verdad que sirven para recomendar blogs a otra gente, y eso está muy bien y debería ser el objetivo final de todo este baile de alabanzas. Pero es que la manera no me convence. O quizá sí y esto no es más que una reflexión vacía y envidiosa, pero tengo la sensación de que, si me pusiera la chapita ahora, la batalla contra mi propia arrogancia estará perdida ya para siempre. Con una espalda jodida, no quiero acabar encorvado por no ser capaz de olvidar las medallas. 

Y ahora pregunta el público: "¿Entonces, si dijiste que ibas a pasar, que demonios haces escribiendo sobre el tema?". Pues creedme, con lo vago que soy, hubiera sido lo más lógico. Es más, si soy sincero, una de las razones de escribir esta reflexión es que me da menos pereza que poner que premios me han dado y porque los agradezco. Pero, reflexionando sobre ello, me di cuenta que tenía ganas de agradecer a los que me han nominado, pues, como ya he comentado, me emociona ver como hay personas que siguen y disfrutan de "De guionista a cuentista". Por eso, quiero que quede claro como el cristal después de pasarle el quitamanchas: Aunque no creo en estos galardones, estoy encantado y agradecido de que os hayáis acordado de mi. Además, visto que no soy el más simpático ni sociable de este mundillo (mas bien el sosainas), creo que ellos se han acordado de mi porque realmente les gusta lo que han leído. Casualmente o no, ellos son de mis favoritos. Suerte que tengo de poder agradecerles sin sentirme falso.

Por eso voy a hacer lo que considero que es lo bueno que tienen estos galardones, pero a mi manera. Uno de los requisitos de los premios es, como ya he comentado, nominar a otros blogs, lo que viene perfecto, pues además de sacar un lado positivo, puedo huir del amor por mi ombligo y hablar de otros escritores con talento y posiblemente más humildes.  Aunque yo no nomino a nada, yo recomiendo. Si acaso los premio con el trofeo "Repera awards: Blogs mega cojonudos", que es como el Nobel pero todo lo contrario. Y en la costa del Sol en vez de en Suecia, que hace más calorcito. Espero que os hagan sentir algo parecido al Wolf o al Bitácoras. No tanto como el Óscar, que ya sabéis que ese es para mi.

Por cierto, otro requisito dice también  algo de hablar de uno mismo, pero eso ya lo conté en la entrada. A parte de mi pasión por el cine y la música (y los dibujos animados), que a pesar de que escribo no leo prácticamente nunca y que tengo la habilidad social de un ganso de la Antártida, no creo que los lectores tengan especial interés en saber de mi. Pero bueno, si no es así, me lo decís y encantado os suelto otro rollo más que, como buen ególatra, no tengo horas del día suficientes para hablar de myself.

Sin más preámbulos (que si habéis llegado hasta aquí estaréis maldiciendo mi gusto por las parrafadas), os dejo con la I edición de los premios Todo por mi ego: "Blogs mega Cojonudos"

- Premio 'Jane Austen Ibérica': a "El crujir de la escarcha" de Ana Madrigal Muñoz, una mujer que construye personajes repletos de sensibilidad y los envuelve en historias que te atrapan hasta el final. Empezó siendo una romántica empedernida, pero ya se atreve con la comedia y hasta con el terror. Una crack, de la que aprendo en cada cuento.

- Premio 'a versátil no me gana nadie': a "Cuentos Naweb" de Isidoro A.Vacárcel. Un genio que escribe de todo y todo bien. Lo descubrí con el maravilloso relato "Melody", y desde entonces es uno de mis favoritos. Creme de la Creme.

- Premio 'Nostálgica magia': a "El faro de la amargura" de Carlos Caro. ¡Octava! antología de este gran escritor y amigo, que domina como nadie el oficio de cuentacuentos. El tono que usa, cargado del aroma de los lugares que relata, es simplemente embriagador. A pesar de nuestra diferencia de edad, curiosamente, coincidimos en la temática de manera sorprendente.

- Premio 'Me río yo de la tensión': a "Palabras Narradas" de Ricardo Zamorano. Además de ser un tipo excepcional, es un experto en introducir en historias cargadas de tensión. Se mueve especialmente en el thriller y el terror, aunque no descartes encontrarte con un divertido microrrelato en su página.

- Premio 'Niño macabro': a "Rincón Creativo" de Edgar K.Yera. Este es uno que disfruta como un enano contándonos historias escabrosas al máximo, pero luego nos enternece con imágenes de niños perdidos. Impagable su "niño y cohete".  Ojito que su chaval viene pisando fuerte.

- Premio 'Allan Poe cibernético': a "Habitación Oculta" de Carlo Cantú. Porque fue de los primeros que me transmitió algo. Mezcla el terror clásico con revisiones modernas con maestría. Su "niño y hada" aún resuena en mi cabeza.

- Premio 'Belleza anisóptera': a "Mariposas de papel magulladas" de Eugenia Soto. Porque pocas personas me he encontrado con su sensibilidad y capacidad para mirar las cosas con un prisma diferente, cargado de poesía, sin caer en tópicos ni en lugares comunes. Una mirada especial.

- Premio 'Meigas literatas' : a "Entre las brumas de Gallaecia" de Jorge Valín. Porque este tipo es capaz de mantener el interés y la atención cuente lo que cuente. Juega muy bien mezclando las dosis justas de sensibilidad y dureza. Capaz de emocionarte con Juana la loca y luego ponerte los pelos de punta con una procesión de ánimas.

- Premio 'Promesa consagrada, revelación de temporada': a "Burbuja literaria" de José Carlos García. Este último acaba de llegar y se come el mundo. Lo poco que he leído de él me gusta mucho. Un chaval versátil, que sabe narrar y que sorprende con todo lo que hace. Muy buena pinta.

Evidentemente me dejo algún nombre interesante en el tintero como nsk, María Campra, Nubis, Julia C, Paul Naval o Federico Rivolta. También muchos que no conozco su blog, como Purple, Néstor Ravazza y la gran Isabel Caballero a la que admiro profundamente. Y, por supuesto, mi tripulación Ángel y Rafiki, mis maestros de armas, Eugenia, David y Fernando, compinches, y Rafa Codes, nuevo grumete que más pronto que tarde llegará a capitán.

Y eso es todo. No os lo toméis muy en serio. No pretendo que sea un ejercicio de dignidad ni nada parecido. En el fondo, no deja de ser una pataleta por no tener la casa llena de trofeos. Son los típicos traumas Freudianos, en los que sale a la luz el intento por ser el más popular del colegio. Los que habéis sido los raritos de clase sabéis de lo que hablo. 

Ya está, perdonad el tostón. Para compensaros, os dejo con una canción que hará que os podáis reír de esta reflexión de viejuno amargado. No sé que me voy a guardar para la crisis de los cuarenta. Id preparando premios para entonces.

Os quiero gente. Mi ego dice hola y que os quiere más aún. No le abandonéis todavía.


34 comentarios:

  1. Gracias amigo, felicitaciones y, no. No abandonaremos a tu ego. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. Espero que el ego se calme gracias a esta entrada.

      Eliminar
  2. Alejandro, recojo tu premio, que dicho sea de paso, es el que más ilusión me ha hecho. Creo que tienes razón en todo lo que dices de los premios de blog, aunque yo te lo di con todo mi corazón. Pero sí que es verdad que estos premios acaban siendo un tú me das y yo te doy.

    En cuanto al Óscar, estoy segura de que algún día me sentaré ante la tele y te veré leer tu discurso mientras emocionada gritare: ¡yo le conozco, yo le conozco!

    Te mando un beso muy grande y ¡gracias! por ser tú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, amiga y compañera en este periplo, sé que me lo distes con el corazón, por eso mismo hice la entrada, pues no quería dejar de darte las gracias por el aprecio y el respeto que siempre muestras. Por tanto, a tus pies para lo que necesites, te has ganado mi admiración en este tiempo y espero que sigamos leyéndonos mucho tiempo.

      Eliminar
  3. Qué puedo decir Alejandro, he disfrutado leyendo esta extensa reflexión, donde me he reído con las menciones a tu ego, y donde he coincidido con algunas de las cosas que has dicho. Es cierto que puede haber quien vea en los premios un gran motivo para presumir, pero también es cierto que hay quienes los lucen orgullosos precisamente por lo que has mencionado, porque no dejan de ser reconocimientos a la labor de alguien. Así que entiendo bien tu reflexión. Al igual que ha comentado Ana, también te nominé en su momento porque por lo que he ido leyendo de tus historias, me envuelve esa atmósfera nostálgica presente en ellas.

    Por otra parte, agradezco y mucho tus enormes palabras hacia mi, denotan que la ilusión que pongo al alimentar el blog, es captada por las personas que me leen, y es un placer tenerte como seguidor (y disfrutar de tus letras, que a ver si te dan el Oscar al mejor guión).

    Poco a poco estoy conociendo los mundos de algunas personas que has nominado, y tras tu entrada seguramente busque el tiempo para leer a los demás de tus nominados.

    Ve preparando el traje y abrillanta los zapatos, ya mismo te vemos desfilando por la alfombra roja. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, totalmente de acuerdo con lo que expones. Este texto no pretende criticar a nadie excepto a mi mismo. Ha llegado un momento en que estaba más pendiente del reconocimiento que de disfrutar, por eso no quiero poner los premios aquí, para que su brillo no me deslumbre. Como he comentado, esto no deja de ser una intención de reconocer mi cierta envidia a los que como tú tienen o el tiempo o, más posiblemente, la energía de estar en tantos blogs e integrados en la comunidad. Porque muchas veces frustra que lo que escribes no llegue más allá. Y precisamente por ello, tenía que escribir esto, como un reseteo para que pueda volver a estar más pendiente del cuento y no del 'público'.

      Gracias por tu seguimiento, espero poder ir leyéndote (a mi ritmo) y te deseo que siga yéndote tan bien.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Tu también me caes muy bien, aunque no tengas ego. 'Bezos' que son los bicos malagueños.

      Eliminar
  5. Muchas gracias por la mención "honorífica", aunque leído lo leído, no sé yo si hacer mejor como que no va conmigo jajajaja.

    En fin, podría comentar muchas cosas en las que estoy de acuerdo contigo y algunas otras en las que no, pero este post es tuyo y de tu ego (broma) y no estoy por meter baza (disimulo mi perezón como puedo).

    Conste que aunque yo nunca te he nominado a ningún premio, también me gusta lo que escribes. Al final no me ha quedado claro: ¿te gusta o te fastidia que te den premios? :P

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia. La mención es porque te he leído aún poquito. Si no posiblemente habrías pillado premio, jeje.
      Y a mi me sublima que me den premios, sólo que creo que, como están montados, tergiversan el verdadero fin de escribir en los blogs. Digamos que al final se parece mucho más a un concurso de popularidad que de talento. Y eso no me gusta, y tenía que dar mi opinión.

      Espero que no me hayas tomado en serio.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Hola Ale. Ya sabes que soy un poco huraño en esto de la sociedad cibernaútica, por tanto, se me escapan los detalles de las relaciones sociales inter blogs. También sabes que me gusta correr desde hace mucho tiempo, tanto como para añorar tiempos pasados. En este terreno veo mucha gente que no corre por sí misma, para sentir la íntima satisfacción de lo conseguido con el propio esfuerzo, sino para colgar en instagram o en el caralibro o twitear: hoy he hecho... No niego esa parte (aunque yo no lo haga), pero entiendo que si corro es porque me produce satisfacción a mí, sin importarme si es mucho o es poco, si soy mejor o peor, solo por disfrutar la sensación de esforzarme y llegar a una meta con la única ayuda de mis piernas, mi cabeza y mi sistema cardiovascular. Lo mismo me ocurre a la hora de escribir, no reniego de mostrar a la gente lo que escribo, pero lo hago porque me divierto, porque me permite contarme mis propios fantasmas y fantasías. Si luego tú me lees y te gusta lo que he escrito, mejor que mejor, pero tú no serás nunca el fin último de lo que escribo, sino el más puro placer onanista que yo siento al hacerlo. Si te vale como reflexión, perfecto. Y si no, como los kleenex, de usar y tirar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, lo que ocurre es que tú tienes un grado de madurez al que otros aspiramos, pero aún no llegamos. Pero este artículo quiero que sea un inicio de que estoy aprendiendo a evadirme del ruido, a centrarme en lo que tu dices, el placer onanista de escribir para uno mismo.
      Y la reflexión me vale, para pensar (y para imprimirla y usarla como kleenex, claro). Espero seguir siendo de los privilegiados que van conociendo las neuras de tus fantasmas.
      ¡Un abrazo, crack!

      Eliminar
  7. Llevo poco en esto de las relaciones blogueras a pesar de que mi blog pronto cumplirá un año, y todavía no se muy bien que hay que hacer cuando te dan un premio de éstos, pero confieso que éste es el más extraño y original que he recibido y seguramente recibiré.

    A pesar de lo "particular" del galardón, decir que me siento muy honrado Alejandro de que hayas pensado en mi blog para la nominación, y honrado por recibir tal consideración de un auténtico Contador de Historias.

    Porque la verdadera dimensión del escritor se pulsa cuando es capaz de crear tramas, historias vitales, de hacer que un cuento discurra a través de las vivencias de sus personajes, de crear identidades propias e insuflar vida a quienes sólo existen en la imaginación del autor. Y a mi juicio eso es lo que tu consigues con tus cuentos, crear y contar historias. Y aunque pudiera parecer lo contrario es algo no demasiado común en la mayoría de los blogs que pululan por la red, porque escribir pueden hacerlo muchos, pero crear Historias sólo está al alcance de unos pocos.

    Respecto al fondo de tu reflexión, llevas razón en que esto esto acaba siendo un baile de nominaciones y agradecimientos cruzados, pero no es menos cierto que este tipo de galardones ayudan a crear comunidad y a dar a conocer nuestro trabajo y el de los demás compañeros, así que creo que se puede ver por ambos lados.

    Agradecerte de nuevo la mención y nos seguimos leyendo. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Jorge, como bien sabes, creo que tienes la capacidad de contar que tú me achacas, bien de tu parte. Además, no le tienes miedo a enfrentarte a relatos bastante largos, lo que me parece digno de elogio y consideración. Hay demasiados blogueros que no intentan mantener el interés más allá de las mil palabras. Tú te metes y lo consigues. Y es verdad que no te he leído aún lo suficiente, pero ya has despertado en mi la curiosidad de seguir descubriendo.

      Lo de la reflexión es como dices. Tiene dos lecturas. Lo que pasa es que la negativa no había visto a nadie contarla aún y creo que era necesario.

      Nos seguimos leyendo, compañero. Abrazo.

      Eliminar
  8. Bueno, Alejandro, has sacado los demonios a pasear en público exorcismo y eso esta bien, esta bien. Comparto tu visión de lo negativo del mundillo y por eso no quiero meterme en él, refiero mantener la distancia, lejos de lo que pueden ser cantos de sirena.

    En cuanto a los premios, mira, desde que escribo (hace poco como sabes) he recibido dos:

    Uno, el primer premio del concurso de relato breve de empleados y familiares del Banco de España (mi mujer trabaja allí) por "Mas frío hace en mi pueblo". Me dieron 500 euros por hora y media de trabajo, nunca me las he ganado tan facil. Por cierto que el Banco tiene ahora los derechos de autor, lo flipo.

    El otro premio, que me hizo mas ilusión que el anterior, lo recibí cuando alguien a quien admiro por como escribe me dijo que yo valía para esto. Fue el día en que me contestaste a mi correo, a raíz del "último verano". Conservo ese correo tuyo como oro en paño.

    Yo, con estos dos, ya me considero el mas premiado del mundo.

    Y con esto me despido, mi capitán, que tengo la cubierta a medio baldear :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, gracias por tu apoyo y por dedicarle tiempo a esta pataleta mía.
      Me alegra mucho leer que te han dado un premio por el (genial) relato de "Más frío hace en mi pueblo". No te negaré que me muero de envidia, ya que a mi nunca me han premiado en un concurso, y eso que he participado en más de uno.

      Con respecto a lo que dices del mail. Me hace muy feliz que pudiera hacerte sentir así con un sólo correo. Pero el mérito era del relato, que ya te comenté que merecía mucho más elogio que el que alguna gente (torpemente bajo mi punto de vista) le dio. Los más sorprendente es que habiendo escrito tan poco ya hayas mostrado cosas tan interesantes. Envidia me da (ya ves, soy un envidioso) a lo que puedes llegar cuando lleves veinte o treinta relatos.

      Y si no tienes otro premio es porque no tienes blog. A ver si para la II edición de blogs cojonudos tenemos el tuyo en la lista.

      Un abrazo grumete.

      Eliminar
  9. Alucinado me dejas con tu discurso Alejandro. Primero, he de decir que tienes tantas dotes de cuentista como de guionista, de eso no cabe duda. Bromas aparte, sinceramente creo que no sólo eres un magnífico contador de historias. Es que se te da bien escribir, simplemente. Puedes crear lo mismo un relato que un artículo crítico para un periódico. Pérez Reverte no tiene nada que envidiarte.
    En lo que al texto se refiere, tengo que decir que yo soy un recién llegado a este mundo de los blogueros y, de momento, estoy observando y aprendiendo. Sin embargo, cuando me vi involucrado en esto de los premios inter-blogs, de la mano de grandes compañeros, no pude evitar pensar muchas cosas de las que tú has hablado abiertamente. Yo sí que envidio esa sinceridad de la que has hecho gala, las tablas que demuestras con tus palabras y lo bien que las manejas. Como muchas otras veces te he dicho, te agradezco enormemente tus comentarios en mis relatos, pues de gente como tú, para mí es un honor y orgullo recibirlos. Yo me quedé enganchado de tus cuentos al leerte en Tusrelatos, pero cuando además te tuve como lector, al igual que a otros grandes de la página como Ana o Ricardo, yo, igual que te ha dicho antes Rafa, ya me sentí "el más premiado del mundo"
    Muchas gracias por todo Alejandro, y sigue en la brecha, que aquí tienes a unos cuantos que no van a dejar de leerte
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halagan tus palabras, compañero. Ni que decir cabe que exageras, pero no te niego que me dan un chute de alegría. Como ya he comentado en el artículo, para mí eres de los mejores en este mundillo, y no ha habido relato tuyo que no me haya gustado. De hecho, con mi memoria de abuelo que tengo, me acuerdo nítidamente de muchos pasajes de Melody, de Black John, de Cuervos y hasta del último que te leí, con sus dientes nadadores.
      Por eso, gracias a tí. Eres un tío grande, y tengo la suerte de que aún tengo muchos relatos pendientes. Prometo leerlos todos en algún momento.
      Un gran abrazo Isidoro.

      Eliminar
  10. Este "niño macabro" y su joven vástago te agradecen el reconocimiento a sus respectivos blogs y relatos compartidos. Eres uno de los más grandes cuentistas que he conocido por estos lares, continuaré gozando de tu bella y profunda narrativa.
    ¡Abrazo, Amigo de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar. Sé que te tengo algo abandonado últimamente (excepto por ese brutal ganador del concurso de micros de terror), pero espero recuperarte (recuperaros) pronto.
      Abrazo, amigo.

      Eliminar
  11. :) :) :) :) Me has nombrado :) :) :) :)

    Tú si que eres un crack, joer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cachis, que me he quedado corto. He estado mirando tu blog después y creo que merece un galardón. Estate atento a una segunda edición ;)

      Eliminar
  12. Una gran decisión la tuya, la de no entrar en este ''juego''. Yo ya no lo hago, aunque por supuesto agradezco con gran placer que piensen en mi blog a la hora de nominar. Una parte de que lo haya dejado es por pereza, jaja.
    Hay una cosa que dices con la que no coincido del todo. Cuando comentas que hay grandes blogs que no aparecen en esas listas de nominados. Eso es porque aún no se conocen en las comunidades, y la gente no los ha leído, pues estoy seguro de que blogs como el de Ana Madrigal, Isidoro, Jorge Vallín y el tuyo, si los conociera más gente, estarían siempre en esas listas.
    Por otro lado, gran reflexión, amena y divertida. Como dicen, no solo eres capaz de escribir un gran relato, sino también otro tipo de cosas. Escribir es lo tuyo, desde luego.
    Abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo. Tu comprensión en este tema me hace sentir muy aliviado. La vorágine bloguera no es algo que lleve muy bien. Por un lado me gustaría que me leyesen más, pero por otro, veo que conlleva un esfuerzoo y un tiempo del que no dispongo. De todas maneras, creo que saldré de tusrelatos en breve, con lo que tendré algo más de tiempo para leer los blogs de los que me interesáis.
      Abrazo, crack.

      Eliminar
  13. Buena reflexión. Aunque te digo que me encantan los premios, aunque sean un yo te doy y tu me das. Me encanta recibirlos y mucho más entregarlos.
    Aunque tu postura me parece completamente lícita.
    Alimentando tu ego, debo decir, que premios aparte, leerte resulta siempre ameno, y eso en esta época es difícil.
    Un besillo y muchas gracias por la mención.

    P.D. Los premios son lo mismo que los +1 de google+ o eso me parece a mi. Ahí te dejó otra reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, genial lo que dices de los +1, porque tienes toda la razón. Como ya comenté, con esto soy un ser lleno de contradicciones. Soy como el monstruo de las galletas desintoxicándose. Por un lado quiero todos los premios y por otro pienso que eso no me viene bien... En fin.
      Por cierto, gracias por la visita. Te debo yo una que hace bastante que no te leo.
      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  14. ¡Madre del amor hermoso! solo de leerlo ya me siento agobiado (eso es que lo has expuesto bien)...yo me acabo de hacer un blog, es decir, me han indicado como hacerlo porque soy la torpe mundial del mundo entero...tengo 4 amigos añadidos...bueno, no, 6 (en 2 de ellos aún no he entrado porque no sé quienes son...en otros 2 entro pero no puedo comentar en el cuerpo de los relatos porque lo tienen configurado mú raramente...el de Ana Madrigal y el de Purple), en los otros 2 si que puedo, el de Jorge de brumas y este tuyo Alejandro...total, que comparto, poco y sin agobios, pero después de leer esto...y aunque supongo que lo has escrito con un tanto por ciento elevado de ironía y otro tanto igualitario de sinceridad...pues eso, que que agobio por Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te agobies, lo importante es tomárselo, como dices, con ironía y una pequeña dosis de escepticismo. Acabas de empezar, pero como eres tan buena, confío en que tendrás muchos lectores sinceros que te valorarán por tu talento. Eso no quita que te encuentres, como pasaba en TR, alguno por ahí que lo que quiera es acariciarte el lomo a cambio de que tú se lo acaricies a él. Aquí no hay estrellitas ni puntuación, pero tiene aún un punto de concurso de popularidad. Cuando escribí esto estaba un tanto quemado por eso. A día de hoy te digo que ya no me afecta. Soy consciente del poco tiempo que dispongo y que sólo puedo seguir cuatro o cinco blogs. ¿Eso afecta a que a mí me lean menos? Por supuesto. Pero tú me has dicho alguna vez que lo importante es tener buenos lectores, no una cantidad enorme de 'vuelaojos'. Mientras eso dure, seguiremos.

      Un gran abrazo, Locabajo.

      Eliminar
  15. ¡BRAVO! Un ejercicio de sinceridad (con simpatía, mucho humor y prudencia). Hay más postureo en el mundo de las redes sociales que en una recepción real. Un día se me pasó por la cabeza hacer un blog. Luego lo descarté sin más, no por nada en especial. Después de leer este post, he llegado a una conclusión: nunca jamás seré blogger, que me ha dao fatiguita. Gracias, Alejandro, por la franqueza. De todas formas lo que no me queda claro es si al fin has tenido un premio y has podido soltar ese discurso que hiciste de niño. Pa mí te mereces el premio: eres el mejor del mundo mundial y que lo sepa todo el mundo. Me he reído hasta el dolor de estómago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marimoñas, veo que compartimos la misma percepción de este (irreal) universo. Lo del blog, pues es verdad que es muy peñazo, pero también te da alegrías, claro que sí, y algunos te seguiríamos en tu fatigoso camino. ¡Así que anímate! No sabes lo que te vas a divertir con los cambios de formato "by the face" y el bricomanía que supone colocar una puñetera foto...

      Por lo del premio, aún sigo esperando, que los concursos no son lo mío (de nuevo se adivina que no soy un ejemplo de popularidad), pero el discurso va mejorando año tras año. El traje ya lo estoy diseñando, inspirándome en el traje-chuleta de LAdy Gaga, pero con muslos de pollo que no está la economía para despilfarros.

      Gracias por tu apoyo y por tus alabanzas. Es casi como un premio. Le falta nada más la parte que va en metálico. Nadie es perfecto.

      Un abrazo Mari!

      Eliminar
  16. Ahora que he recibido un premio bloguero de parte de un amable y generoso compañero (el primero de mi vida) releo esta genial crítica tuya hecha desde el humor y la sinceridad simpática...al postureo virtual, como dice Marimoñas, con la que no puedo estar más de acuerdo. Supongo que es un toma y daca, aunque yo creo que el mejor de los premios y de las medallas es que nos leamos y comentemos con honestidad, algo que a tí, compañero, te sale de maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, los premios a tu escritura son seguro justos. Como ya leíste y releíste, esta crítica es principalmente a mi mismo, y la utilicé principalmente para obligarme a no estar obsesionado con los galardones. Es como un parapeto necesario para que mi ego no me coma. Y lo de los comentarios, tienes toda la razón, yo, querida compañera, tengo muchos pendientes de tu novela. Siento la tardanza, son momentos extraños para mí, y aún busco el momento. Pero que sepas que te echo de menos ;)

      Eliminar
  17. ¡Ah! que soy Isabel Caballero, (locabajo)

    ResponderEliminar